31 de octubre de 2013

Las ventanas de la Bernauer Strasse


La RDA comenzó la construcción del muro de Berlín, sin previo aviso, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961. Lo que parecía algo pasajero duró hasta su derribo el 9 de noviembre de 1989. Durante esos casi 28 años la RDA fue mejorando la calidad y fortaleza de la construcción hasta convertirlo en una masa de hormigón armado, con cables de alarma, alambre de púas, torres de seguridad, trincheras y decenas de medidas más que evitasen la huida de sus ciudadanos.

Muchas personas piensan que el Muro de Berlín fue siempre eso, un muro. Pero no es así. En 1961-1962, el muro consistía en 12 Kilómetros de hormigón y 10.000 kilómetros de alambrada de púas, todo rodeado de una franja vacía en que se perdieron más o menos 500.000 metros cuadrados de terreno llamada la franja de la muerte, que servía de vía para las patrullas de la guardia militar.


Existen muchas historias de fugas desde el lado soviético al occidental, pero quizá una de las más conocidas (y también una de las primeras) sea la de los que escaparon del comunismo a través de las casas de la calle Bernauer, también llamada "La calle de las lágrimas".


La Bernauer Strasse era una calle de un barrio muy poblado que tenía edificios de viviendas a ambos lados. Tenía la particularidad de que se encontraba en el límite entre el sector soviético y el occidental. Para la construcción del muro en 1961 se tomaron las paredes de algunos de esos edificios ya que la línea divisoria pasaba por su fachada y por tanto las casas pertenecían a Mitte (lado Oriental), mientras que la calle se encontraba ya en Wedding (lado Occidental) o dicho de otra manera, dentro de la casa te hallabas en la RDA pero si sacabas la mano por la ventana la tenías en la RFA. Pronto se empezarían a ver imágenes de personas saltando desde sus ventanas, presas de la desesperación, y de ahí su sobrenombre de "Calle de las lágrimas". No tardó en tapiarse la fachada que daba a Berlín Oeste y las casas numeradas del 1 al 50 fueron parte de la frontera de la RDA hasta la completa construcción del muro.


Pero mientras eso no se produjo, centenares de personas huyeron por las ventanas, unos se descolgaron, otros saltaron y algunos murieron (ya que los soldados orientales no dudaban en disparar a quien intentase dar el salto). La primera víctima fue Rudolf Urban, muerto el 19 de agosto de 1961, al saltar desde una ventana en la calle Bernauer. La misma calle fue escenario de otra tragedia, el 4 de octubre de 1961 cuando el joven Bernd Lünser, bajo fuego de los Vopos, saltó desde el cuarto piso de un edificio, pero falló y se mató. Los que se quedaron, debieron abandonar sus hogares de la calle Bernauer para ser demolidos.
Posteriormente habría numerosos intentos de fuga con, finales muy diferentes, pero ninguno de ellos tan masivo como el de las ventanas de la Calle Bernauer.


Según el Ministerio de Seguridad Nacional, en la primavera de 1989 el muro estaba formado por: 
- 41,91 km de muro de una altura de 3,60 m. 
- 58,95 km de muro prefabricado de una altura de 3,40 m. 
- 68,42 km de alambre de espino con una altura de 2,90 m. 
- 161 km de calles iluminadas. 
- 113,85 km de vallas. 
- 186 torres de vigilancia. 
- 31 puestos de control. 
De la frontera de 156,4 km de Berlín Oeste: 43,7 km colindaban con Berlín Este y 112,7 km con Bezirk Potsdam. 64 km de del recorrido estaban en áreas edificadas, 32 km en zonas boscosas, 37,95 en descampados y 37,95 km en ríos y lagos.
La actual Bernauer Strasse, con las viviendas del Este ya derribadas.


Tomado de http://unabrevehistoria.blogspot.com.es . Me ha parecido una historia increíble, y por si no la veís en ese blog, aquí lo tenéis! Algunas fotos son buscadas por mí, no pertenecen al otro blog... También me he basado para escribir otras partes en un libro que mi madre me dio de su viaje a Alemania en 1986, comprado en la zona comunista, llamado "Sucedió en el muro". ¿Sabéis que la única frontera segura entre la República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana estaba en una estación de metro?

¿A que os da un poco de "ostalgie"?

3 de octubre de 2013

Aunque no esté de moda - Silvio Rodríguez (1969)


Hoy de mí hacia ti, hoy de ti hacia mí
quiero hacerte un regalo viejo.
Desempolvemos algo las pasiones lejanas
algo de aquellos sueños sin ventanas.
Vivamos de corrido, sin hacer poesía,
aprendamos palabras de la vida.

Desnudémonos pues como viejos amantes
que lo mismo de siempre nos queda delante.
Desnudémonos pues como viejos amantes
que se apague la luz y que el sol se levante.

Te quiero salvar de tu desnudez
en pleno centro de la soledad.
Me quiero salvar haciendo revolución
desde tu cuerpo de cristal.

Algo nos está pasando,
ayer te leí una mano
y cada dibujo al verme me interrogó.
Algo nos está pasando,
ayer apreté el interruptor
de encender la luz y encendí el sol.

Hoy de ti hacia mí, hoy de mí hacia ti
vamos a hablar en voz muy baja.
Dime lo que te pasa, déjame levantarte,
déjame darte un beso y curarte.
Vivamos de corrido, sin hacer poesía,
aunque no esté de moda en estos días.

Aunque no esté de moda te pido una mano,
mis entrañas no entienden de estética y cambios.
Aunque no esté de moda repite conmigo:
quiero amor, quiero amor, quiero amor compartido.

Te quiero salvar de tu desnudez
en pleno centro de la soledad.
Me quiero salvar haciendo revolución
desde tu cuerpo por variar.

Algo nos está pasando:
un ruido como de pasos
viene en la oscuridad y se vuelve a ir.
Algo nos está pasando,
desde que la gente está empeñada
en quererse amar y en poder vivir.

Llover sobre mojado - Silvio Rodríguez (1979)

Despierto en una erótica caricia
y sin amanecer me estoy quemando.
Ruego que antes del fin de la delicia
la luz me diga quién estoy amando.

Hago un café romántico o barroco,
recobro mi cabeza en agua fría
y en el espejo veo al viejo loco
que cada día piensa que es su día.

Vaya forma de saber
que aún quiere llover
sobre mojado.

Leo que hubo masacre y recompensa,
que retocan la muerte, el egoísmo.
Reviso, pues, la fecha de la prensa.
Me pareció que ayer decía lo mismo.

Me entrego preocupado a la lectura
del diario acontecer de nuestra trama.
Y sé por la sección de la cultura
que el pasado conquista nueva fama.

Salgo y pregunto por un viejo amigo
de aquellos tiempos duramente humanos,
pero nos lo ha podrido el enemigo,
degollaron su alma en nuestras manos.

Absurdo suponer que el paraíso
es sólo la igualdad, las buenas leyes.
El sueño se hace a mano y sin permiso,
arando el porvenir con viejos bueyes.

Un obrero me ve, me llama artista,
noblemente, me suma su estatura.
Y por esa bondad mi corta vista
se alarga como sueño que madura.

Y así termina el día que redacto,
con un batir de ala en la ceniza.
Mañana volverá con nuevo impacto
el sol que me evapora y me da prisa.

Os dejo la que, según mi humilde punto de vista, es la mejor versión de este tema, que se realizó en la escalinata de la Universidad de La Habana en el año 1984. Disfruten con la magia de Silvio.