31 de octubre de 2015

Levántate, izquierda!!

(Escribí esto el día 26 de mayo de 2014, y por miedo a represalias en ese momento, no lo publiqué. Ahora creo que las aguas ya se han calmado.)

El día 25 de mayo de 2014 quedará para siempre grabado a fuego en la memoria de muchos. Muchos que piensan que el cambio es necesario, muchos que quieren una tierra mejor en la que vivir, muchos que piensan que hay que romper con lo actual y dar paso al futuro, a algo nuevo. Muchos que piden tu regreso y te piden la mano para levantarse de las ruinas.

Muchos que están controlados, empobrecidos, desahuciados, marginados, desterrados, desanimados, indignados o hartos de lo que desde hace décadas se nos es impuesto.
En este día se ha visto el principio de ese cambio, un cambio que ha apartado a los dos monstruos de las típicas victorias a las que todos estamos ya más que acostumbrados. Unos, anclados en la derecha más rancia y fascista, que quiere igualar la vida actual a la de hace 70 años quitando de en medio derechos y libertades, privando al pueblo de su legitimidad y decisiones. Otros, más actuales, de centro-izquierda, apuestan por el cambio con dirigentes anclados en ideas que hace tiempo ya pasaron de moda, cosa que hace que la gente les apoye cada vez menos, buscando éstos el cambio, no llegándolo a lograr. Ese cambio del que hablo se traduce en nuevas fuerzas políticas, fuerzas movidas y comandadas por el pueblo, por los obreros, por los que de verdad deberían mover un país como lo es España. En apariencia se dividen en izquierda y centro, pero ambos van en el mismo barco: el barco del cambio, el barco de la igualdad, el de las oportunidades, el de las ideas del pueblo, el que sabe y quiere cambiar España. Cambiar España con cabeza, con un timón de ideales que nos dé y devuelva lo que queremos. Ahora, ese barco ha llegado a tierra, y de él se han bajado nuevas  ideas que rompen por completo a las que estamos acostumbrados desde hace 36 años en nuestro país. Hablamos de cambio cuando nombramos a opciones como Podemos, cuarta fuerza más votada en España en estas elecciones europeas. Hablamos de la omnipresente pero no por ello anticuada Izquierda Unida, la tercera fuerza del país. Citamos también a Unión, Progreso y Democracia, una idea que, como las dos anteriores, rompe con todo, intentando, mediante el apoyo popular y la cultura, cambiar España y Europa. Citar también a la formación Ciudadanos, que, creada en la tan odiada por los mayoritarios Cataluña, se ha extendido llevando las ideas del centro político a las calles de España, siendo elegida por los que aún no saben que barco tomar: si el de la izquierda y sus cambios o el de la derecha y su anclaje al pasado más rancio y eliminado del mapa desde hace décadas. Todos sabemos muy bien lo que queremos.

Cuando hablo de principio del cambio hablo del paso de la votación conjunta de los habitantes de un 80 a un 49 por ciento a los partidos mayoritarios: el PSOE y el PP. ¿Qué por qué?, me dirán muchos. La gente está harta, aburrida de ser manipulada como los dirigentes quieren. Harta de que les chupen la sangre, de que les quiten sus derechos, sus libertades, su identidad como pueblo. Ese pueblo desangrado quiere ahora una transfusión, no solo de sangre, sino también de derechos, de libertades y de una nueva identidad, esa identidad que hace que un pueblo, que un país se mueva, vaya por el buen camino y no se quede en la cuneta, enterrado y olvidado con el paso del tiempo.
Muchos les llamarán comunistas, les llamarán rojos, les llamarán revolucionarios. Pero no entienden que no es así. No por querer que los dirigentes de tu pueblo cambien ya hay que ser así. No por querer dirigentes que no estén día sí y día no con la mierda hasta el cuello es ser un comunista. No por querer recuperar lo que un día lograron y al otro les quitaron es para forzarles a callar y perseguirles. No por querer avanzar en una nueva identidad como pueblo es forzarles a romper con sus ideas. No por pensar distinto tienes que menospreciar a tu pueblo.

Levántate pueblo, levántate libertad, levántate cambio, levántate izquierda!! Hemos visto que puedes hacerlo, hemos visto que puedes recuperar lo que un día fuiste. Hemos visto que se puede echar la vista atrás y recuperar lo que un día perdiste por imposición de algunos. Hemos visto que el pueblo te apoya, que el pueblo te quiere, que el pueblo te respeta, que el pueblo te busca para crear un nuevo futuro,  tener una nueva identidad, un nuevo pensamiento para mirar adelante , una mirada y vista hacia el futuro con la que recuperar derechos que todos debían y deberían tener desde hace mucho tiempo, con la que ayudar y nunca perder, con la que, en definitiva, convertir todo de malo a bueno, de limpiar la basura, meterla en una bolsa y tirarla lejos, muy lejos, dónde nadie pueda verla, ayudarla ni rescatarla, y ahí quemarla, destruirla, deshacerse por completo de ella y dar libertad a los que te la piden y necesitan, que son muchos, más de lo que muchos se piensan. Romper con el pasado y unir los trozos de un futuro nuevo. Lo sabes bien, izquierda. Lo sabes bien, pueblo. Nosotros, ese pueblo que tanto te quiere y añora, creemos en ti y sabemos que puedes levantarte, que muchos te creían en el suelo, derrotada, y que ahora, con el imponente apoyo popular están tendiéndote una mano, cogiéndote del brazo y ayudándote a ponerte de pie, ayudándote a empezar a andar y a hacer camino, el camino del futuro, el camino del cambio. Ese camino acabará y fraguará en el momento que todo lo que te pidan se cumpla y lo hagas realidad, sabemos que puedes, que eres fuerte, izquierda. Sabemos que tienes que romper y enterrar las desigualdades de clases. Sabemos que puedes igualar a todos, que los que tengan dinero no se enriquezcan más y los que no tienen de nada no se empobrezcan hasta perderlo todo o casi todo. Darles a todos un poco, quitar a los que más tienen y dárselo a los que más te lo piden, izquierda. Lo hiciste una vez, ¿por qué no de nuevo?
De nuevo te lo pedimos, izquierda, levántate para cambiar el futuro, para llevar a tu pueblo al lugar que perdió, al lugar que tanto se merece y que nos quitaron hace tiempo. A recuperar lo que es tuyo, izquierda.



Levántate, izquierda!!

16 de octubre de 2015

Atardecer en Madrid.

Para tí.


Me acuerdo de aquella chica, venida de allá lejos. 
Me acuerdo de esa chica que añoraba Madrid.
Me acuerdo de cómo me contaba lo que hacía,
por dónde iba, 
por dónde sonreía,
viendo el sol 
caer sobre Madrid.

Su deseo sigue aquí,
perdido entre las calles de Madrid.
A veces me la encuentro en sueños,
mirando el atardecer desde lo más alto,
recordando y pidiendo un deseo,
el deseo de regresar a la tierra
de la que no debía haber marchado.

Sabe que volverá,
sé que volverá
a ver el atardecer
caer sobre Madrid.

3 de octubre de 2015

Aquel chico de Livorno

«Ci sono giocatori che con i soldi guadagnati si comprano lo yacht, una Ferrari, una villa al mare. Ecco io con questi soldi mi ci sono comprato la maglia del Livorno.»

«Hay jugadores que con el dinero que ganan se puede comprar un yate, un Ferrari, una casa junto al mar. Yo con ese dinero me compré la camiseta del Livorno.»

[Sacado del libro "Tenetevi il miliardo" ("Quedáos con los mil millones"), de Carlo Pallavicino.]

Livorno, Provincia de Livorno, Región de Toscana, año 1979. Nada hacía presagiar que en una ciudad trabajadora, pobre, casi olvidada con respecto al resto de Italia, surgiera una de las mayores figuras del fútbol italiano de las últimas décadas. Estoy hablando del jugador "de izquierdas" por antonomasia en Europa, estoy hablando de Cristiano Lucarelli, delantero centro.

Para él, el dinero, la celebridad y la comodidad nunca fueron un fuerte: el suyo fueron los sueños. En el continente europeo fuera de Italia se le conoce por sus nefastas etapas en el Valencia y el Shakhtar Donetsk, y en el país transalpino por jugar en el Cuoiopelli, Perugia, Cosenza, Padova, Lecce y Torino, además del club en el que se dio a conocer, su equipo, su alma, su sueño desde niño, la AS Livorno Calcio. Llegó a jugar con la selección nacional sub-21, acabándose su carrera con la "azzurri" en un partido frente a Moldavia, en el que, tras marcar un tanto, lo celebrara quitándose la camiseta y enseñando la que llevaba debajo, con la efigie del "Che" Guevara. Parece que este gesto molestó a la federación italiana, que nunca le volvió a llamar para jugar con la selección.


¿Una camiseta del "Che" Guevara? ¿Porqué? Cristiano Lucarelli es comunista y de Livorno, algo que siempre va unido (al menos eso me contaron por tierras italianas).


El Livorno es una fe:
los ultras y sus profetas

¿Qué tiene que ver el comunismo italiano con Livorno? En 1921, en esta preciosa ciudad portuaria de Toscana, se fundó el Partido Comunista de Italia, y después de esto, hace ya 94 años, la ciudad siempre ha sido de izquierdas. Lucarelli es además hijo de un portuario militante del partido. Y bueno, el tiempo hizo el resto. Cristiano siempre quiso desde pequeño ser delantero del equipo de su ciudad, y en concreto ser el que marcase el gol del ascenso del equipo a la Serie A. Antes de ser jugador, a Lucarelli le tiraban el negro y el azul del Inter de Milán, pero se cambió al Livorno porque, como el Inter en esos años, "tampoco ganaban nada". Los logros históricos del equipo se resumen en una Coppa italiana en 1987. El equipo es conocido porque los aficionados, en el Stadio Armando Picchi, enarbolan banderas y tifos con figuras de izquierdas tan características como la efigie de Ernesto Guevara o la hoz y el martillo.


Aun así, el equipo siempre jugó en Serie B y en categorías inferiores. Hasta que todo cambió.

En el año 2003, Cristiano Lucarelli defendía los colores del Torino, y su representante, Carlo Pallavicino, estaba en busca de un nuevo contrato para el delantero. Muchos equipos ofrecían sus servicios a "Cris". Casualmente en ese año, el Livorno ascendió a Serie B, y el jugador inmediatamente pidió a Pallavicino que le consiguiera un puesto en el club de su alma. El equipo del Armando Picchi no pudo ofrecerle tanto como los otros equipos que le quisieron, pero esto a Cristiano no le importó en absoluto. Para volver a Livorno antes debía marcharse del Torino: romper su contrato `sólo´ le costó mil millones de liras, unos 516.500 euros.

Cristiano Lucarelli volvió a su Livorno natal, comandando al equipo "amaranto" esa campaña. El jugador encarnaba el sueño de miles de livorneses, ascender a la Serie A 54 años después. La pasión, por encima de todo, llevó a Cristiano y a sus 25 goles esa temporada a lograrlo. El jugador con el 99 a la espalda, además, cumplió su sueño de pequeño: marcar ese vigésimo quinto gol, el gol que hacía que el equipo volviera a la élite del fútbol italiano.


Cristiano Lucarelli, aquel chico de Livorno que pagó mil millones de liras italianas para cumplir sus sueños, vive entre los suyos y es famoso en Livorno. En el 2012 se retiró en el Nápoles, y ahora es entrenador del A.C. Tuttocuoio 1957, de la Lega Pro. Y, ¿quién sabe? Quizá vuelva a Livorno pronto.

21 de septiembre de 2015

Dos billetes de ida y nada en la maleta (Parte 11)

Give me everything I need
To feed my body and my soul
And I'll grow a little bigger
Maybe that can be my goal

Brian May (1973)

La semana empezó igual que como se fue, con una fría sensación en el ambiente. Eran las 6 de la mañana y tras el anterior fin de semana Fabián necesitaba despejarse. Por lo cual decidió salir a dar un paseo por el barrio, pensó que un poco de frío y humedad no le vendrían mal. Ese lunes marcaba el inicio de una semana especial, en la que nadie se imaginaba que podría pasar. La noche de ese día volverían a quedar para cenar en casa de la joven Lara, la que también invitaría a cenar a los 4 amigos la noche siguiente.
Pero antes de esto había que volver al trabajo. Fabián llegó sobre las 7, y al entrar por la puerta se encontró a Daniel preparando café: a las 8.30 se tendrían que ir al supermercado. Al ver a Daniel, se sirvió una taza de café, ya que pensó que para aguantar la mañana sería mejor que su habitual té con leche, y tras esto fue a despertar a Diana. La joven hoy se tomaría todo con más calma, ya que el club le dio libre el día para arreglar sus papeles de trabajo en la oficina de empleo. Tras darse los 3 una buena ducha, partieron en la furgoneta. Primero, Daniel y Fabián dejaron a Diana en la oficina de empleo, y tras esto se fueron directos al supermercado. Como era lunes, era un día de recepción de mercancías: pescado desde Liverpool, carne desde Birmingham y bebidas desde Leeds. Como únicos trabajadores aparte de las cajeras y el señor Gillingham, los dos amigos debieron colocar todos los productos en sus estantes, tarea que les consumió varias horas.

Pasó el tiempo y llegó la hora de comer. Daniel y Fabián cogieron la furgoneta de nuevo de rumbo a casa. Llovía intensamente, lo que provocó un gran atasco en el puente que cruzaba el río Trent. Al llegar a casa, Daniel abrió el buzón y observó un aviso de la compañía de correos remitido a Fabián. Era relativo a una caja, enviada desde España, y que debía recoger a partir de esa tarde en la oficina postal del barrio. Fabián desconocía que podía contener esa caja: lo que si se imaginaba es que sería algo enviado por sus padres o por algún amigo. Tras recibir esta noticia, Diana llegó a la casa. Los tres jóvenes decidieron comer algo y descansar viendo una película en la televisión.

Fabián quería pasarse por la oficina de correos antes de las 6. Tras descansar un poco, se vistió y cogió las llaves de la furgoneta. Al poco tiempo llegó a la oficina, y tras entregar el aviso y su documento de identidad, el empleado que le atendió le entregó una gran caja de un gran peso. Por esto, el empleado ayudó al joven a transportarla hasta el asiento delantero del vehículo. El joven partió de nuevo hacia la casa, intrigado por lo que había dentro de la caja.

Al llegar, Daniel se ofreció a ayudar a Fabián a pasar la caja dentro de la vivienda. Al ponerla encima de la mesa y tras romper el precinto que la cerraba, descubrió de todo: algunos de sus discos de vinilo, libros, algo de comida y algo de ropa, junto a una nota escrita por su madre, en la que prometió enviarle sus demás cosas pronto. Tras recibir este alegrón, el joven decidió empezar a prepararse para ir a cenar a casa de Lara, lo que también hicieron Diana y Daniel, tras recibir a Giulia en la casa.

Llegaron las 7.30 y los 4 amigos decidieron marchar hacia la casa de Lara. Daniel y Fabián conocían el camino de su primera entrega juntos hace unos días. Tras ser recibidos por Lara, los 5 cenaron y después hablaron de nuevo del viaje a Londres. Antes de preparar la cena, Lara había impreso la reserva en la pensión de Londres y se había pasado por la estación a recoger los billetes de tren. La joven guardaría todo hasta dentro de dos días, cuando finalmente marcharían. La joven repitió a los 4 amigos que al día siguiente se volverían a reunir para cenar y dormir juntos, ya que el tren saldría el miércoles muy pronto y la casa de Lara estaba muy cerca de la estación. Tras unas copas, Daniel, Giulia, Diana y Fabián se marcharon.

Sigue aquí.

4 de septiembre de 2015

"El grito desolador de un niño"

Hoy Siria es noticia cuando los ciudadanos del país buscan huir despavoridos de las fauces de una guerra y tienen que sobrevivir desde que cruzan el mar hasta que consiguen llegar a su destino en tierra firme tras pasar por mil penurias.

Miles también son las trabas y obstáculos que tienen que sortear en su día a día, siendo muchos los que no llegan a contarlo.

El caso es que son noticia por el hecho que supone sobrepasar una línea imaginaria llamada frontera una vez que suponen un problema para la UE; en pleno siglo XXI seguimos siendo mercancía y no todos somos iguales aunque nos lo quieran vender. El conflicto sirio se lleva gestando hace años desde occidente siendo -como siempre- los causantes de dicha situación, me pregunto que qué menos ahora que solidarizarse con ellos y acogerles, ( en muchos casos a regañadientes y practicamente por obligación como la señorita Merkel y otros ni eso como el archiconocido Viktor Orbán por su política ultraconservadora). Como persona siento que debemos confraternizarnos con ellos y a parte de acogerles - qué menos - debemos ayudarles a salir de ese pozo sin fondo que hemos cavado desde el "primer mundo" y actuar no solo cuando compete en la política europea sino tirar de razón y tenderles también la mano en Siria; al igual que en Siria en muchos otros países donde hemos sido causantes directos o indirectos permitiendo que EEUU pudieran acampar a sus anchas en sus pretensiones imperialistas por medio mundo.


Texto original de Alex González.

3 de septiembre de 2015

Gianna Nannini - Estás en el alma (Sei nell´ anima)

Hoy os dejo una traducción que llevo meses preparando. Se trata de un tema muy conocido de la intérprete italiana de rock Gianna Nannini, quizá la más conocida en este género en el país transalpino. Desde el primer momento que oí este tema gracias a una amiga, me encantó y decidí traducirlo al español. Sin más, os dejo el audio del tema, la letra de la canción en italiano y la traducción en español.


Sei nell´ anima
(Nannini/Pacifico)

Vado punto e a capo così,
spegnerò le luci e da qui
sparirai
pochi attimi.
Oltre questa nebbia
oltre il temporale
c'è una notte lunga e limpida,
finirà.

Ma è la tenerezza
che ci fa paura.

Sei nell'anima
e lì ti lascio per sempre,
sospeso, immobile,
fermo immagine,
un segno che non passa mai.

Vado punto e a capo, vedrai
quel che resta indietro
non è tutto falso e inutile,
capirai.
Lascio andare i giorni
tra certezze e sbagli,
e' una strada stretta, stretta
fino a te.

Quanta tenerezza
non fa più paura.

Sei nell'anima
e lì ti lascio per sempre,
sei in ogni parte di me,
ti sento scendere
fra respiro e battito.

Sei nell'anima,
in questo spazio indifeso
inizia tutto con te,
non ci serve un perchè,
siamo carne e fiato.

Goccia a goccia,
fianco a fianco...
Estás en el alma (Nannini/Pacifico/Ballesteros)

Vuelvo al punto de partida así,
apagaré las luces y de aquí
desaparecerás
pocos instantes.
Más allá de esta niebla
más allá del temporal
hay una noche larga y límpida,
se acabará.

Pero es la ternura
lo que nos da miedo.

Estás en el alma
y ahí te dejo para siempre,
suspendido, inmóvil,
imagen congelada,
una señal que nunca pasa.

Vuelvo al punto de partida, verás
que lo que queda atrás
no es todo falso e inútil,
entenderás.
Dejo pasar los días
entre certezas y errores,
es un camino estrecho, estrecho
hasta tí.

Cuánta ternura
ya no nos da miedo.

Estás en el alma
y ahí te dejo para siempre,
estás en cada parte de mí,
te siento bajar
entre aliento y latido.

Estás en el alma
en este espacio indefenso
empieza todo contigo,
no nos sirve un porqué,
somos carne y aliento.

Gota a gota,
costado con costado...

13 de agosto de 2015

A la calle, que ya es hora!!

Hoy os vengo a hablar de un drama que, aunque demasiado encubierto por todos, se hace patente día tras día. Me refiero al drama mexicano, al drama de un país que aunque parezca tranquilo, inofensivo, dejado, tiene una cantidad de problemas que no hemos de olvidar y que hemos de ayudar a arreglar.

De buena mano sé que todo eso que dicen en mi país, España, y en el resto del mundo, sobre este problema no es ni la mitad de lo que realmente es, gracias a amigos y conocidos que viven o han vivido este problema. Me refiero a México, ese gran país de Norteamérica que, poco a poco, va muriendo por dentro sin que nadie lo auxilie, le de un aliento o le libere del drama que día a día sufre. No podría ponerme a enumerar todo lo que tiene de malo, pero sí lo que tiene de bueno. Bueno es un calificativo muy débil para esa tierra tan lejana pero a la vez tan cercana y tan impaciente de descubrirse.

Sé que sería difícil calificar a este país por sus cosas buenas ya que, como he dicho, fuera del país sólo se le conoce por su injusticia, su corrupción y su violencia. Pero, bajo mi punto de vista, este pueblo y sus gentes deben ser comprendidos bajo la bandera de lo liberal, lo democrático y pensar que otro país es posible.

Muy pronto os hablaré de más sobre este tema.

Agradecer a la compañera Fernanda Sosa por la inspiración y las ganas de hablar de este tema que ella me dio. Un nuevo futuro para y por México es posible.

2 de junio de 2015

Dos billetes de ida y nada en la maleta (Parte 10)

El domingo despertó con una incesante y ruidosa lluvia sobre Nottingham. Fabián llevaba despierto desde muy temprano, algo no le dejaba estar tranquilo. El joven, al ver que aún era pronto, decidió levantarse y bajar a la primera planta. Como hacía todos los días, tomó un té con leche en el jardín de la casa mientras se informaba de lo acontecido en el mundo con su móvil. 
A pesar de la lluvia, no hacía frío, pero la humedad hacía que tardase poco en volver a entrar, ya que le era difícil respirar.

Al poco tiempo Daniel se despertó, y descubrió a su amigo fuera. El joven notó algo raro a Fabián. Le preguntó y le contestó que todo era causado por Lara, la misteriosa joven compañera de Diana. No sabía concretamente qué le causaba ese pesar, sólo sabía que encontrársela en todos sitios significaba algo. 

Cuando se despertaron Diana y Giulia, tras un corto desayuno, empezaron a planear la salida a Londres: sería el miércoles y jueves de la siguiente semana, días de fiesta en Reino Unido. Mirar trenes, estancia en la capital y horarios volvió locos a los 4. Cuando ya estaba todo bien atado, Diana llamó a Lara para juntar el dinero y pagarlo cuanto antes, así se aseguraban tranquilidad hasta que llegaran a Londres. Por suerte, tanto el tren como la estancia salieron muy baratos, ya que en esas fechas y sólo por dos días la gente no solía moverse. Londres estaba a un tiro de piedra.


La joven llegó a casa de Daniel y de nuevo Fabián se sintió raro al tratar con ella, el misterio estaba en el aire. Tras pagar la escapada, tomar unas cervezas y volver a hablar de la vida como la noche anterior, los 5 jóvenes comieron juntos. Esta vez, como agradecimiento, Lara invitó a Fabián, Diana, Giulia y Daniel a cenar la noche antes de partir hacia Londres, es decir, dentro de dos días. Lara ya era una más para los 4, y los 4 lo eran al igual para Lara. 

Ya era algo tarde y tanto Lara como Giulia se fueron a sus respectivas casas. Para la última sería una de las últimas veces que volvería a su apartamento, ya que se quedaría definitivamente a vivir con Daniel, Diana y Fabián en la siguiente semana.

Al marchar ambas, Diana, Daniel y Fabián siguieron limpiando la casa, ya que aún había mucho polvo, sobre todo en la planta de arriba. Según les dijo el propietario de la casa, esta llevaba sin limpiarse desde hace unos dos años, y eso hizo mella tanto en la casa como en los tres amigos, que acabaron hartos. Por suerte, el tiempo pasó lento y, tras dejar la casa suficientemente limpia, cenaron algo y vieron un rato una película en la televisión. 
Las últimas horas de la primera semana de Fabián y Diana en Nottingham pasaron rápidas.

Sigue aquí.

11 de mayo de 2015

Dos billetes de ida y nada en la maleta (Parte 9)

Tras una larga noche de póker y copas, a las 9 sonó el despertador de Diana. Con el estridente sonido, Fabián también se despertó, sin saber ni qué hora sería. Los dos, uno tras el otro, bajaron a la planta baja, dónde estaban Daniel y Giulia, aun durmiendo. 

Fabián no se acordaba, pero esta noche tenían que organizar una cena. Diana le explicó que vendría a la casa Lara, la enigmática joven española que Fabián encontraba por todos los lugares y que era nueva compañera de Diana.

Había que ir a comprar la cena, y por suerte, el supermercado dónde trabajaban Daniel y Fabián estaba abierto esa mañana. Tras un desayuno rápido, y tras hablar con Daniel y Giulia, que también se apuntaron a la cena, se dirigieron hacia el local. Hacía bastante frío esa mañana de sábado: el cielo estaba encapotado y algunas gotas hacían por caer sobre Nottingham. Por esto, Daniel decidió que irían en la furgoneta. Al llegar, vieron en el parking al señor Gillingham, ya recuperado. Los dos jóvenes hablaron con él, y le contaron su plan para hoy. El hombre les dijo que dentro había lo que buscaran, ya que acababa de llegar un pedido atrasado desde Cardiff. 



Los jóvenes compraron carne, verdura y algo de postre, querían que esa noche fuese especial para empezar a asentarse en Reino Unido. Tras echar al carro lo necesario, pagaron y volvieron a la casa en la furgoneta.

Al acabar de dejarlo todo en la casa, y como empezaba a aclararse el cielo, decidieron ir a dar una vuelta por la ciudad. Diana decidió enseñarles su lugar de trabajo a Fabián, Daniel y Giulia. Tras comprar unos cafés en el lugar donde Diana lo hizo el día que encontró el empleo, se pusieron en camino por la orilla del río Trent. Al llegar, Fabián empezó a sentirse de una manera especial, como si algo que soñase hace tiempo se fuera a hacer realidad. Sí, se estaba acercando a su templo del fútbol en tierras inglesas, el City Ground. Casualmente hoy había partido y, tras ser Diana parte del club, ésta consiguió unas invitaciones para el encuentro contra el Brentford, que se jugaba a las 15.00 horas.
Mientras tanto los miembros de seguridad del estadio permitieron el paso a los 4 amigos, para poder pisar el césped y ver todo lo que les placiese horas antes del encuentro. Fabián, al salir por la bocana de vestuarios, sintió lo que siempre había deseado en sus sueños, pasar al lado del banquillo, poder sentarse en uno de sus asientos y sentirse, aunque sólo fuese por unos minutos, como entrenador del Forest. 

Después visitaron la sala de trofeos, dónde aguardaban relucientes las dos copas de Europa ganadas por el equipo masculino en los años 1979 y 1980. 


Para Diana y Fabián esto sería algo para no olvidar. Tras estos emocionantes momentos, Diana enseñó a todos su despacho y, tras salir del estadio y coger un autobús, las instalaciones de entrenamiento del equipo ´red´.


Al volver, decidieron comer algo rápido, ya que ya eran las 13.30 y debían ir ya hacia el estadio. Debido a haber pedido ese día las invitaciones, los asientos para ver el encuentro no fueron muy buenos, pero si lo fue el encuentro, que el Forest ganó por 2 a 1 y que le permitió seguir en puestos de promoción. Al salir, tomaron algo y se fueron a casa, ya que había que preparar la cena a la que vendría como invitada Lara.

Había, lo primero, que ordenar la casa. Debido al desorden, había polvo por todos los rincones, ya que además de vivir allí los 3 amigos, el propietario de la casa dejaba allí sus enseres. Eran ya las 18.30, y había que darse prisa. Por suerte, a las 8, todo estaba más decente. La invitada llegaría a las 21.00.

Llegó la hora y algo antes de la hora acordada, alguien llamó a la puerta. Como era de esperar, Lara había llegado. Tras los saludos, los 5 se sentaron en el sofá de la planta de abajo, y se pusieron a hablar hasta que la cena estuviese lista. Hablaron de porqué habían llegado al país, que tal estaban tras esto y que, pos supuesto, echaban de menos España. Como en el tren y en el reparto, Fabián estuvo mirando a Lara durante esos momentos, ya que seguía pareciéndole una chica misteriosa: sus ojos verdes y su manera de hablar la hacían distinta para el joven.

Pasó el tiempo y, tras cenar, decidieron hacer planes para dentro de un tiempo: ir a Londres un fin de semana, los 5, como buenos amigos. Eran ya la 01.00 y Lara debía irse para su casa con celeridad, ya que estaban empezando a caer las primeras gotas. Por esto, Giulia, la novia de Daniel, decidió quedarse esa noche en la casa.

Al estar ya en la cama, Fabián no se podía dormir. Había sido sin duda un gran día, sí, pero por lo que estaba preocupado era por Lara y por algo relacionado con su trabajo. El joven pensó entonces en pedirle, el próximo día que se viesen, un puesto de trabajo en el equipo, ya que el trabajo en el supermercado, aunque bien pagado y cerca de casa, no le terminaba de llenar. Fabián quería cumplir un sueño.

Sigue aquí.

4 de abril de 2015

Queen - Tú Y Yo (You And I)

Hoy os dejo con otra de mis traducciones, esta vez de las que más me gustan, del inglés al español, y también del grupo que más escucho, Queen. Se trata del tema "You And I" ("Tú y yo"), compuesta por el bajista del grupo británico, John Deacon. Es un tema muy alegre y con una letra aunque poco profunda pero con mucho sentido, ya sea en inglés o en español. El tema aparece en el álbum "A Day at the Races" realizado por Queen allá por el año 1976. La canción fue lanzada como "Lado B" del sencillo Tie Your Mother Down.

Como siempre, os dejo un vídeo con el tema, el cual he realizado yo mismo a partir de un volcado de sonido desde el disco de vinilo de la primera edición británica. Lo hago así ya que para mí es la fuente que mejor sonido tiene y en la que más se plasma "cómo se quería que sonase". Bueno, ya me entendéis, además, sobran las palabras ante un temazo como lo es éste.

 

You And I (Deacon)

Music is playing in the darkness
and a lantern goes swinging by.
Shadows flickering,
my heart's jittering,
just you and I.

Not tonight,
come tomorrow
when everything's sunny and bright.
No, no, no,
come tomorrow,
'cos then we'll be waiting for the moonlight.

We'll go walking in the moonlight,
walking in the moonlight.

Laughter ringing in the darkness,
people drinking for days gone by.
Time don't mean a thing
when you're by my side,
please stay a while.

Oh, you know I never could foresee the future years.
You know I never could see where life was leading me.
But will we be together for ever.
What will be my love, can't you see that I just don't know, don't care.

Not tonight,
come tomorrow,
everything's gonna be sunny and bright.
Wait and see
if tomorrow
we'll be as happy as we're feeling tonight.

Oh, I can hear the music in the darkness
floating softly to where we lie.
No more questions now,
let's enjoy tonight.
Just you and I.
Tú Y Yo (Deacon/Ballesteros)

La música suena en la oscuridad
y una linterna se balancea.
Sombras parpadean,
mi corazón tiembla,
solos tú y yo.

Esta noche no,
ven mañana
cuando todo sea alegre y brillante.
No, no, no,
ven mañana,
porque entonces estaremos esperando a la luz de la luna.

Estaremos paseando a la luz de la luna,
paseando a la luz de la luna.

Suenan risas en la oscuridad,
gente bebiendo perdiendo el tiempo.
El tiempo no significa nada
cuando tú estás a mi lado,
por favor, quédate un rato más.

Sabes, nunca pude adivinar los futuros años,
sabes, nunca pude ver dónde estaba destinándome la vida.
Pero estaremos juntos para siempre
¿Que será mi amor? No puedes ver que no lo sé, no te preocupes.

Esta noche no,
ven mañana,
todo va a ser alegre y brillante.
Espera y mira
si mañana
estaremos tan felices como
nos sentimos esta noche.

Oh, puedo oír la música en la oscuridad
flotando levemente hacia donde descansábamos.
No más preguntas ahora,
disfrutemos esta noche.
Solos tú y yo.

11 de marzo de 2015

Kino - ¡Cambios! (Перемен! / Peremen!)

Hoy os dejo uno de mis temas preferidos, del desconocido pero genial grupo soviético Kinó (КИНО en ruso). El tema, titulado "Перемен!" (¡Cambios!) fue compuesto en el año 1989 por el líder del grupo, llamado Viktor Tsoi (Ви́ктор Цой).

Como os podéis imaginar por el año, 1989, la Unión Soviética estaba cerca de su desintegración, y la gente buscaba libertad tras nada más y nada menos que 84 años de una régimen socialista. Cambios, sueños de libertad, lo que dice este tema.

Dar las gracias a mi amigo Damian Kazantsev, de Tallin (Estonia). Él me ha ayudado traduciendo el tema del ruso al inglés. Después yo lo he traducido del inglés al español.

Os dejo la música en un vídeo, como siempre hago.



Primero os dejo la letra en ruso:


Перемен! (Tsoi)

Вместо тепла - зелень стекла,
Вместо огня - дым,
Из сетки календаря выхвачен день.
Красное солнце сгорает дотла,
День догорает с ним,
На пылающий город падает тень.

"Перемен!" требуют наши сердца.
"Перемен!" требуют наши глаза.
В нашем смехе и в наших слезах,
И в пульсации вен:
"Перемен! Мы ждем перемен!"

Электрический свет продолжает наш день,
И коробка от спичек пуста,
Но на кухне синим цветком горит газ.
Сигареты в руках, чай на столе - эта схема проста,
И больше нет ничего, все находится в нас.

"Перемен!" требуют наши сердца.
"Перемен!" требуют наши глаза.
В нашем смехе и в наших слезах,
И в пульсации вен:
"Перемен! Мы ждем перемен!"

Мы не можем похвастаться мудростью глаз
И умелыми жестами рук,
Нам не нужно все это, чтобы друг друга понять.
Сигареты в руках, чай на столе - так замыкается круг,
И вдруг нам становится страшно что-то менять.

"Перемен!" требуют наши сердца.
"Перемен!" требуют наши глаза.
В нашем смехе и в наших слезах,
И в пульсации вен:
"Перемен! Мы ждем перемен!"


Y ahora os dejo con el tema en inglés y español;

Changes! (Tsoi/Kazantsev)

Instead of fire - there's only smoke.
Instead of warmth - cold.
Another day is crossed out on the calendar grid.
The red shining sun has completely burned out,
And this day goes out with it,
And over a glowing city, the shadow will fall.

We want changes!
It's the demand of our hearts.
We want changes!
It's the demand of our eyes.
In our laughter, in our tears, and the pulse in our veins.
We want changes!
And changes will begin...

Bright electric light continues our day,
And the box of matches is empty,
But in the kitchen, like a blue flower, gas burns.
Cigarettes in our hands, tea on the table,
So this scheme is easy,
And there's nothing more left, it's all up to us.

We want changes!
It's the demand of our hearts.
We want changes!
It's the demand of our eyes.
In our laughter, in our tears, and the pulse in our veins.
We want changes!
And changes will begin...

We cannot brag about the wisdom in our eyes,
And our gestures are not very skilled,
But even without all of that - understanding remains.
Cigarettes in our hands, tea on the table,
That's how the circle is filled,
And suddenly we've become scared to change something.
¡Cambios! (Tsoi/Kazantsev/Ballesteros)

En vez de fuego sólo hay humo,
en vez de humedad, sólo frío.
Otro día se va en el calendario.
El sol rojo brillante lo ha quemado todo,
y si  hoy éste sale,
sobre esta ciudad la sombra caerá.

¡Queremos cambios!
Es lo que piden nuestros corazones.
¡Queremos cambios!
Es lo que piden nuestros ojos.
En nuestra risa, en nuestras lágrimas, en el pulso de nuestras venas.
¡Queremos cambios!
Y los cambios llegarán…

Brillantes luces eléctricas lucirán en estos días,
y la caja de cerillas está vacía.
Pero en la cocina, como una flor azul,
el gas arde.
Cigarros en las manos, té en la mesa,
esto es muy fácil,
y no hay nada más, todo depende de nosotros.

¡Queremos cambios!
Es lo que piden nuestros corazones.
¡Queremos cambios!
Es lo que piden nuestros ojos.
En nuestra risa, en nuestras lágrimas, en el pulso de nuestras venas.
¡Queremos cambios!
Y los cambios llegarán…


No podemos presumir de la sabiduría en nuestros ojos,
y nuestros gestos no son muy hábiles,
pero incluso sin todo eso, lo entendemos.
Cigarros en las manos, té en la mesa,
así es como el círculo se completa.
De repente tenemos miedo de cambiar algo.

25 de febrero de 2015

Dos billetes de ida y nada en la maleta (Parte 8)

El sol fue saliendo poco a poco esa mañana, el frío helaba los huesos. Antes de bajar a desayunar, Fabián puso uno de sus discos preferidos de todos los que había en la casa, uno de Steve Harley & Cockney Rebel, una conocida banda londinense de los 70. No había nada mejor que levantarse con un poco de pop-rock. Además, el joven quería mentalizarse musicalmente para su aparición esa tarde en el programa de radio al que le había invitado Daniel.

Hoy a los dos jóvenes les tocaba empezar su turno en el supermercado algo antes, en vez de a las 10 sería a las 8, dos horas antes de lo normal. Habían pedido que fuese así para tener más tiempo para preparar el programa de radio después de comer y después ir a la emisora con todo hecho.
Tras tomar una ducha, los dos amigos partieron hacia el negocio. Tras cruzar el barrio y llegar a la puerta, vieron que alguien faltaba. Sorprendentemente, el señor Gillingham no estaba ese día, estaba enfermo. Ocupaba su lugar la señorita Bread, la socia del jefe. La joven, como haría su superior a diario, les dijo la tarea que debían de hacer esa mañana. Lo primero sería descargar el cargamento de pescado que había llegado de Liverpool.

La mañana se pasó muy rápida para los dos jóvenes: toda la mañana, mientras hacían su trabajo, estuvieron hablando de planes para el programa de radio esa tarde. Salieron a las dos, era hora de irse a casa, comer e irse cuanto antes a la emisora para terminar de acabar el guión del programa antes de las 5, que es cuando estarían en el aire.

Al llegar encontraron el estudio ocupado, ya que por desgracia el programa anterior aún no había acabado. A pesar del frío, decidieron acabar el guión fuera, en la calle. Todavía faltaba casi hora y media para comenzar. Para entrar en calor, se tomaron un café en la cafetería de la emisora.
Mientras tanto, hoy Diana tenía el turno de tarde: esta vez le tocaba ir al complejo deportivo del Forest a evaluar a unos chavales que querían acceder al equipo infantil. Esta tarea le llevó toda la tarde, ya que al regresar de los campos tuvo que elaborar los informes. Era un trabajo duro, había que recopilar información y detallar la prueba que les realizó de forma meticulosa: no podía escaparse un solo detalle. Después, estos informes serían evaluados por Mr. Taylor, el coordinador de las categorías inferiores. Diana quería acabar el trabajo antes de ir a casa, quería llegar algo antes para escuchar el programa de Daniel y Fabián.

Eran las 5 y en la emisora de BBC Nottingham empezaba “Through the years”, el programa de música de Daniel.


En el programa de hoy hablarían del rock español, de lo que había supuesto en la propia España como en el mundo. Empezando por Leño, siguiendo por Burning, pasando por Rosendo y acabando por Miguel Ríos, entre otros muchos. Daniel fue tocando todos los palos: no olvidó nada. Ese día, el joven tuvo una ayuda de lujo, Fabián, que finalmente por su vergüenza, se encargaba de poner la música que acompañaba a las palabras de Daniel. Todo fue genial durante la hora que duro el programa. Al acabar, los dos jóvenes tomaron una copa en la cafetería del edificio y fueron a casa.

Allí les esperaban Diana y Giulia, que había llegado para esperar a Daniel y darle una sorpresa tras el programa. La joven había ido unos días de vuelta a su tierra y había llegado a Nottingham esa mañana.

Cenaron algo y empezaron a hablar los cuatro en la planta baja. La noche sería larga.

Sigue aquí.

16 de febrero de 2015

Dónde todo nació.

Imagino que vosotros, todos los que leéis este blog, sabéis cuál es mi mayor pasión en este mundo aparte de la vida en sí misma. Y por si no la sabéis o no os la imagináis, os la digo yo: es el fútbol.

Ese fútbol que se juega en un campo rectangular, en el que dos equipos con 11 jugadores cada uno se disputan una pelota esférica llamada balón, y en el que la misión es marcarle más goles al contrario con ese balón que os acabo de decir.

Existe un lugar en la tierra en el que este deporte que tanto me enloquece nació, allá por el siglo XIX, concretamente en 1872. Ese lugar se llama Inglaterra.


En ese lugar llamado Inglaterra, desde hace décadas, está vigente un estilo de juego que sólo allí existe y que parece que nunca ha salido ni va a salir de sus fronteras. Me refiero al fútbol inglés, ese que, aunque igual al jugado en otras partes del mundo en reglas, tiene algo especial.

Hinchada del Liverpool FC en Anfield. (Fuente: mirror.co.uk)

No sé, ese algo está formado de otros ´algos´ más pequeños: sus aficiones, sus campos, su clima, su pasión, su inconformismo, su clasicismo y su magia, esa magia que a personas como a la que escribe le ha encandilado. Ver todas las semanas los campos llenos, ya sea en Premier League (Primera división) o en Conference (Quinta división) hace que envidies ese fútbol.
Ver a la gente emocionada ya gane su equipo o caiga derrotado por media docena de goles. Ver a la gente seguir a ese "su" equipo hasta la muerte, sin importarle lo que le pase. Ver el fútbol bajo ese ambiente de humedad y lluvia que sobre todo en invierno inunda los estadios (aunque en Inglaterra sea verano o invierno sea así) tiene algo que hace ver este deporte de manera distinta, sobre todo al extranjero, a gentes como yo. Esa lucha sin cuartel de un equipo desde el minuto 1 hasta el 90, que aunque a veces conformándose con la derrota, pelea igual que si hubiese ganado por 4 goles. Ese jugar que parece que nunca hubiese cambiado después de 143 años.

A veces sueño con estar allí, en un lugar cualquiera de Inglaterra, siendo uno de esos seguidores que cada fin de semana sufren con su equipo. Lo sueño y al despertarme y acordarme del sueño pienso: ¿porqué no volver a hacerlo? ¿Porqué no volver a Inglaterra y ver de nuevo un partido de mi vieja y tan amada pasión?

Mi primer y único partido de fútbol en Inglaterra fue allá por 2011, en un viaje con amigos, al poco de cumplir la mayoría de edad. Decidimos ir a Liverpool, a esa ciudad conocida aparte de por el grupo "The Beatles", por ese equipo ganador de 5 copas de Europa, que viste de rojo y que tiene como rival a un equipo de la misma ciudad, que viste de azul llamado Everton. Ese equipo del que tan bien hablo se llama Liverpool FC, y se fundó en 1892.

Tras pasar una semana en el condado de Merseyside, visitando ciudades como Saint Helens y Formby además de Liverpool, nos encontrábamos con un sábado frío y lluvioso, lo normal allí en un mes de noviembre. Con las maletas ya hechas para partir el día siguiente hacia España y sobrándonos dinero, decidimos comprar unas entradas para ver al Liverpool en el mítico estadio de Anfield. El partido, si no recuerdo mal, era contra el Swansea City, el equipo de Gales recién ascendido en esa campaña. El precio de la entrada: 20 libras. Era caro, pero todos sabíamos que iba a ser una de la pocas oportunidades en nuestra vida de vivir algo así.

Foto de ese encuentro. Downing, del Liverpool y Gower, del Swansea, se disputan el balón. (Fuente: whoateallthepies.tv)

A eso me refería antes. Tanto se me quedó grabado ese empate a cero goles en Anfield aquel sábado 5 de noviembre de 2011 que tengo ganas de repetirlo y no voy a parar hasta lograrlo. Esta vez, llegue cuando llegue, espero vivirlo con más intensidad que la primera vez. Ese día, con mis 3 amigos, éramos los 4 extranjeros, 4 chavales que no sabían lo que era eso. Éramos 4 chavales que al entrar al campo todo el mundo nos miraba como: ¿estos que hacen aquí?, ¿serán aficionados del Swansea?, cosas así. O al menos yo me lo imaginaba de esa manera. La próxima vez que pise un estadio inglés lo haré defendiendo los colores del equipo que se me plante en el camino, aunque no lo conozca. Querría vivir ese partido como un inglés, como una de esas miles de personas que cada fin de semana van al campo, se emocionan por su equipo gane o pierda y les aplauda al final del encuentro. Quiero ser uno más, y será mejor si es en uno de los estadios de los múltiples equipos de ese país a los que apoyo.

Podría ir a Nottingham, con mi camisa roja ´garibaldi´, y animar al Forest en el City Ground. Podría ir a Londres, con mi camisa azul, y animar al Chelsea en Stanford Bridge. Podría ir a Sheffield, con mi camisa rojiblanca y animar al (Sheffield) United en Bramall Lane.

O podría ir a cualquier ciudad o pueblo inglés, ponerme la camiseta del equipo que le representa e ir al campo y animar, sentir, gritar o emocionarme.

Todo esto que acabáis de leer me lo provoca un deporte, y dentro de ese deporte, una manera de verlo, de sentirlo y de creerlo.

Donde todo nació, Inglaterra.

Donde nació el fútbol, nació la esencia,
el fútbol inglés.

26 de enero de 2015

La otra crítica: "Good Bye, Lenin!" (2003)

Hoy os presento una nueva sección en mi blog: se titula "La nueva crítica" y en ella voy a analizar cuando buenamente pueda cada una de esas películas que han marcado mi vida.

Vamos a empezar con una obra maestra del año 2003. Se trata del film "Good Bye, Lenin!", de producción alemana.


Bajo la dirección del director Wolfgang Becker (1954), se trata de una forma divertida el paso del comunismo al capitalismo con la caída del Muro de Berlín en 1990, bajo la mirada de Alex, un joven alemán del este. 

La película empieza con la vuelta al pasado de la familia Kerner, en la República Democrática Alemana, hasta llegar a 1990.

Christiane, la madre de Alex, es una socialista convencida e integrante del Partido Socialista Unificado. Tras muchas manifestaciones en Berlín Este, entre cuyos manifestantes se encuentra Alex, durante una de esas protestas, y al ver a Alex siendo detenido, Christiane cae al suelo, víctima de un ataque al corazón. Por culpa de este ataque, ella entra en coma en un hospital de la capital socialista.

Alex, detenido tras la manifestación.

Coincidían estas manifestaciones con las ansias de cambio por parte de los alemanes del este, que acabaron con el desmembramiento del Estado. Al ser Christiane una buena socialista, para ella sería un palo muy duro ver desaparecer todo eso en lo que había creído y por lo que había trabajado.

Por lo cual, durante los meses que le quedan de vida a Christiane, Alex trata de que su madre, en los momentos que despierta del coma, no note que las dos Alemanias se hayan hecho una tras la caída de la RDA.

Alex, con el retrato de Erich Honecker que había en el centro social del barrio.

Alex, rellenando botes con productos capitalistas.

Alex, tras la caída del socialismo, trabaja en una empresa de instalación de parabólicas con Denis Domaschke, su compañero del oeste. Ariane, la otra hija de Christiane, dejó de estudiar cuando cayó el muro y ahora trabaja en un restaurante de comida rápida "Burger King". Para ellos, todo ha cambiado, aunque parece que fuera la misma vida. Ambos hermanos tienen pareja: Alex está con una enfermera soviética que trabaja en el hospital dónde está su madre, llamada Lara, y Ariane está con Rainier, un alemán del oeste.

Denis y Alex, montando un vídeo falso.

Alex, con una cámara, en la grabación de uno de los vídeos, en la sede de Coca-Cola en Berlín.

Ariane y Rainier, trabajando en Burger King.

Lara y Alex, en el hospital donde descansaba la madre.

Por otra parte, el padre de Alex, Robert, es médico, y hace tiempo que se fue al otro lado del muro y dejó abandonada a su familia, perdiendo parte de la ayuda que aportaba a la vida familiar.

Alex, a lo largo del film, trata hasta de mejorar lo acontecido realmente durante los últimos meses de vida del Estado socialista. Todo por su madre.

Un día, después de estar encerrada en casa durante meses, Christiane baja a la calle y descubre la realidad: el muro ha caído, y la RDA ya no existe. Hasta las estatuas de Lenin que estaban en Berlín Este han sido destruidas.

Una de las estatuas de Lenin en Berlín Este. Hoy ya ninguna de ellas existe .

Inmediatamente sus hijos le hacen entender que nada es verdad. Todo empezó al ver un cartel de Coca-Cola desde la ventana.


En la primera foto, Christiane se sorprende al ver la imagen de la segunda: la estatua de Lenin destruida.

Vista desde la habitación de la madre. Alex le hizo creer que todo era un espejismo.

Al final de la película, y como última voluntad de Christiane tras sufrir otro infarto, deciden localizar al padre, el cual vive en el oeste. Alex le convence y, tras perdonarle por todo lo acontecido, proceden a ir al hospital.

Para simular la caída del muro, Alex contrata al antiguo astronauta alemán del este Sigmund Jähn, que trabaja como taxista tras perder su puesto de funcionario del Estado. La "misión" de Sigmund es la de jefe de Estado, puesto que hasta ese año estaba ocupado por Erich Honecker, jefe de Estado hasta 1989.

Denis, disfrazado de presentador de noticias de la Televisión de la RDA, en uno de los vídeos falsos.

Sigmund Jähn, dando su discurso como "nuevo" jefe de Estado.

Tras la muerte de Christiane, todo acaba, y el capitalismo se hace con la mente de Alexander y con la tierra en la que se había criado. Nunca volvería a escuchar el "Auferstanden Aus Ruinen", el himno de Alemania Oriental.

Reparto:

Daniel Brühl - Alexander Kerner
Katrin Saß - Christiane Kerner
Chulpan Khamatova - Lara
Maria Simon - Ariane Kerner
Florian Lukas - Denis Domaschke
Alexander Beyer - Rainier
Burghart Klaußner -  Robert Kerner
Stefan Walz -  Sigmund Jähn (como taxista)

Os dejo el trailer del film, en español.

Lo positivo (+)

- La pelicula hace que los que no hemos vivido la época comunista (como yo) la sintamos como más cercana. Además, el papel interpretado por el hispano-alemán Daniel Brühl es el de un chico joven, lo que hace que los jóvenes nos metamos en su piel.

- La banda sonora es excelente.

Lo negativo (-)

- La película está elaborada desde un pensamiento "anticomunista" (o así al menos lo veo yo). Me hubiese gustado que tuviese un punto de vista más neutral.

Mi nota: Sobresaliente.

6 de enero de 2015

Queen - La marcha de la Reina Negra (The march of the Black Queen)

Bueno, como os podéis imaginar, porque principalmente ya lo había adelantado en mi Facebook, os dejo mi segunda traducción de un tema del inglés al español. Es, de nuevo, un tema de mi grupo preferido, Queen. Esta vez, también como la anterior, se trata de un tema del álbum "Queen II", el segundo del cuarteto londinense, el cual fue lanzado en el año 1974.

Se trata del tema "The march of the Black Queen", un tema que, sí, he de decirlo, y en pocos temas de Queen voy a hacerlo: es raro, un tema raro de narices. Se dice de este tema que fue el predecesor de la obra maestra "Bohemian Rhapsody", y no se queda corto, de tal palo, tal astilla, como diría aquel. Es una obra maestra, si me permitís decirlo. En sí el álbum "Queen II" lo es, es el mejor, en mi opinión, de toda la discografía del grupo, sólo superado por "A Night At The Opera", que llegaría justo después de éste, en 1975.


Bueno, me dejo de historias (que aunque son geniales, a veces cansan) y me centro en dejaros el tema traducido. No me ha costado mucho, en realidad en dos tardes me lo ventilé. Espero que os guste, y que mi trabajo haya merecido la pena.

Como siempre, acepto críticas, malas o buenas, todo lo que sea para mejorar, si tengo que hacerlo, claro.


Aquí arriba os dejo un vídeo con la música del tema. Esta vez he decidido hacerlo más artesanal y más mío y he volcado el sonido del disco de vinilo de la primera edición británica, el mejor prensaje del disco (Blairs Cut). Así podréis disfrutar de la maravillosa letra con un sonido perfecto, con el sonido original.

"The march of the Black Queen"

 Original: Freddie Mercury

Do you mean it?
Do you mean it?
Do you mean it?
Why don't you mean it?
Why do i follow you and where do you go?

You've never seen nothing like it no never in your life.
Like going up to heaven and then coming back alive.
Let me tell you all about it,
and the world will so allow it.
Give me a little time to choose

Water babies singing in a lily-pool delight,
blue powder monkies praying in the dead of night.

Here comes the black queen, poking in the pile.
Fie-fo, the black queen, marching single file,
take this, take that, bring them down to size.

Put them in the cellar with the naughty boys,
A little nigger sugar then a rub-a dub-a baby oil.
Black on, black on ever finger nail and toe.
We've only begun - begun.
Make this make that, keep making all that noise,
now I've got a belly-full.
You can be my sugar-baby, you can be my honey chile, yes.

A voice from behind me reminds me:
"Spread out your wings, you are an angel,
remember to deliver with the speed of light
a little bit of love and joy.
Everything you do bears a will and a why and a wherefore,
a little bit of love and joy.
In each and every soul lies a man
and very soon he'll deceive and discover,
but even till the end of his life, he'll bring a little love".

I reign with my left hand, I rule with my right,
I'm lord of all darkness, I'm queen of the night.
I've got the power - now do the march of the black queen.
My life is in your hands, I'll fo and I'll fie,
I'll be a bad boy - I'll be your bad boy,
I'll do the march of the black queen.

Walking true to style,
she's vulgar 'buse and vile.
Fie-fo the black queen tattoos all her pies
She boils and she bakes, and she never dots her "I's"

Forget your singalongs and your lullabies,
surrender to the city of the fireflies.
Dance with the devil in beat with the band,
to hell with all of you hand in hand.
But now it's time to be gone - forever,
forever.
"La marcha de la Reina Negra"

Traducción: Alberto Ballesteros

¿Lo dices en serio?
¿Lo dices en serio?
¿Lo dices en serio?
¿Por qué no lo dices en serio?
¿Por qué te sigo a tí y hacia
dónde vas?

Tú nunca has visto nada como eso, nunca en tu vida.
Comparable a subir al cielo y después
volver vivo.
Déjame contártelo todo,
y el mundo lo aceptará.
Dame un poco de tiempo para elegir.

Los niños del agua cantando en el destello de una blanca piscina,
monos de pólvora azul rezan al filo de la noche.

Ahí viene la Reina Negra, hurgando
en el tumulto.
Fie-fo, la Reina Negra marchando en fila india,
coge a ese, coge a aquel, bajándoles los humos.

Déjalos en el sótano con los chicos malos,
un poco de azúcar moreno y aceite de bebé.
En negro, en negro todas las uñas y los pies.
Sólo hemos comenzado - comenzado.
Haz eso, haz aquello, sigue armando ruido,
ahora tengo el estómago lleno.
Tú puedes ser mi bebé de azúcar,
tu puedes ser mi chico dulce, sí.

Una voz detrás de mí me recuerda:
"Extiende tus alas, eres un ángel,
recuerda llevar a la velocidad
de la luz
un poco de amor y alegría.
Todo lo que haces tiene la voluntad, la razón, el porqué,
un poco de amor y de alegría.
En todas las almas hay un hombre
que muy pronto engañará y se percatará,
pero incluso en el fin de sus días
traerá un poquito de amor".


Yo reino con mi mano izquierda, mando con la derecha,
soy el señor de la oscuridad, soy la reina de la noche.
Tengo el poder, ahora bailo la marcha de la Reina Negra.
Mi vida está en tus manos, la irritaré y desaprobaré,
seré un chico malo, tu chico malo,
bailaré la marcha de la Reina Negra.

Caminando conforme a la moda,
ella es vulgar, abusadora y vil.
Fie-fo, la Reina Negra pinta sus tartas,
ella se enfada y arde, nunca pone los puntos sobre las "íes".


Olvida tus cantos corales y tus canciones de cuna,
ríndete a la ciudad de las luciérnagas.
Baila con el diablo al ritmo de la banda,
al infierno de la mano con vosotros.
Ahora es tiempo de marcharse. para siempre,
para siempre.

2 de enero de 2015

Dos billetes de ida y nada en la maleta (Parte 7)

Fabián se levantó acalorado esa mañana, a pesar del frío que hacía fuera. Había estado pensando toda la noche tanto en el empleo en el supermercado como en su amistad con Daniel. Antes de viajar a Inglaterra, los dos jóvenes se conocían desde la etapa del instituto, eran inseparables, como dos hermanos. Se habían criado en un pueblo pequeño cercano a Madrid.

Daniel ya llevaba diez meses en la ciudad. Aunque trabajara en un supermercado, su sueño siempre había sido ser un grande en el mundo de la música. A sus 24 años, hace algunos más, había aprendido a tocar la guitarra gracias a su padre, el cual falleció años antes de que el joven acabara el instituto. El sueño de Daniel era distinto al de Fabián y Diana: siempre buscó ser un gran cantante, y para eso decidió marchar a Inglaterra a probar suerte en los bares, en el metro y en las calles de Londres. Tras unos días en la capital inglesa ganando algo de dinero en el “Underground”, su sueño se truncó debido al dueño de un pub, el cual no le permitió tocar en el local, ya que pretendía que tocara sin invitarle ni siquiera a una copa. Tras esto, cogió su guitarra y su maleta e hizo autostop hacia ninguna parte.


La suerte decidió que el conductor le dejara en Nottingham, dónde se quedó. El joven le “pagó” al conductor con la interpretación de una canción del maestro Bob Dylan, ya que no tenía dinero. El conductor, por supuesto, aceptó, y le deseó mucha suerte.

Tras varios días durmiendo en una pensión infestada de chinches y sin ducha, decidió probar suerte en algún trabajo, y le cogieron en el supermercado. Alquiló la casa tras el primer sueldo y también conoció a Giulia, su novia, la cual era abogada e italiana. Aún no vivían juntos: los dos habían decidido que después de sólo dos meses de relación preferían esperar aun un tiempo viviendo separados.

Daniel cumplió su sueño de una manera muy especial tiempo más tarde: a los dos meses de estar en Nottingham, cuando aún tocaba en la calle, un responsable de la sucursal de la BBC Radio en la ciudad decidió invitarle a cantar en un programa para jóvenes talentos. El destino quiso que a los responsables de la emisora les gustara su música y le ofrecieran al joven un programa en la frecuencia. El programa, como no podía ser menos, versaba sobre música, sobre rock, justo el tipo de música que le gustaba. El programa se emitía en directo los viernes por la tarde, ya que era el único momento que el joven tenía libre en toda la semana.


Daniel era ya muy conocido en la ciudad, la gente hasta le paraba por la calle para felicitarle y para pedirle música. Se sentía muy feliz, ya que si a la gente le gustaba, eso significaba que estaba haciéndolo bien.
El joven, desde esa mañana, estaba preparando el programa del día siguiente. En él, como invitado, estaría Fabián. En el programa hablarían sobre música española y la influencia que ésta había tenido en Reino Unido en la actualidad. Sin dudarlo, Fabián aceptó la invitación. Si Daniel se había dado a conocer en la radio, ¿cómo él se iba a negar? Pensó que podría ser una buena oportunidad para anunciarse y conseguir un trabajo mejor que el del supermercado.

Al día siguiente, después de desayunar algo, los dos amigos se marcharon al supermercado. Fabián estaba muy nervioso, desde ese día iba a dejar de estar en prácticas para estar ocupando un puesto fijo en el local.

El señor Gillingham les recibió como los anteriores días, serio pero amable en sus palabras. Lo primero que hizo al ver a Fabián fue decirle que le diese la placa de “newbie” que le había puesto días antes: oficialmente ya no estaba en prácticas, ya era parte de la empresa. Los dos se fundieron en un abrazo, en el cual el señor Gillingham le deseó suerte al joven.


Tocaba volver a colocar género en los estantes, tocaba volver a trabajar duro. Además, había el doble de cosas por reponer: al ser jueves tenía que estar todo listo para las compras del fin de semana. Les esperaba un día duro a los dos amigos.


Cerca de allí, Diana se dirigía al estadio del Forest: hoy empezaba a trabajar en el club. Era un día soleado, con alguna nube. No iba a llover.


La joven llegó a la puerta del City Ground, donde fue recibida por Lara. Diana ya sabía cuál era su puesto de trabajo, sólo necesitaba órdenes de la señora Lansbury. Su primera tarea ese día iba a ser adaptarse a su puesto de trabajo: ordenar informes, revisar papeles antiguos de la persona que ocupaba su puesto anteriormente y hacerse la revisión médica, obligatoria al entrar a trabajar en el club.

Tras acabar todo eso y terminar de organizar el despacho, Diana invitó a comer a Lara, por su ayuda el día anterior al conseguir su trabajo. Quedaron a cenar en la casa de Daniel el sábado, para conocerse mejor.

Por ser el primer día, Diana se iría a casa antes de tiempo. Al salir, vio a algunos aficionados comprando entradas para el partido de liga de ese fin de semana, contra el Brentford. Para no llegar tan pronto, se fue paseando hasta casa, había sido un gran primer día.


Al llegar y tras ordenar un poco la casa, se fue al supermercado a buscar a Daniel y a Fabián. La joven le preguntó a su novio por su día, por su primer día en el supermercado. Todo había ido bien por ambas partes. Al llegar a casa, cenaron y, tras ver un poco la televisión como todas las noches, se fueron todos a dormir. El día siguiente era importante, había que seguir trabajando igual que en el día que ya se acababa. Además, para Daniel y Fabián había algo más ese día, el programa en la radio local por la tarde. Había que pensar cómo iban a hacerlo, por lo cual, tras irse Diana al cuarto, los dos amigos se quedaron preparando el guión para el programa.

Sólo el destino sabía qué les iba a deparar al día siguiente.

Continúa aquí.